Archivo de la categoría: Sin categoría

Los símbolos

Existe una tradición oral muy antigua en la que se narra la historia del Santo de el siguiente modo: “San Expedito era un militar, mas un día, tocado por la gracia de Dios, resolvió cambiar de vida. Fue entonces que se le apareció el espíritu del mal en forma de un cuervo negro que le gritaba: – ¡Cras! ¡Cras! ¡Cras! Esta decisión ¡Déjala para mañana! ¡No te apures! ¡Espera por tu conversión!. Pero San Expedito, pisó al cuervo y gritó: Hoy, nada de postergaciones” Hay dos maneras de representar a San Expedito. La primera y más conocida sobre todo en América, es la imagen de un joven soldado romano, que sostiene en su mano derecha una Cruz con la inscripción de la palabra Hodie, que en latín significa hoy; y en la otra mano sostiene una palma que en la iconografía cristiana es el símbolo de los santos que han padecido el martirio, por su propia voluntad. La cruz con la palabra hoy, hace alusión a la decisión de mártir de convertirse al Cristianismo hoy y no mañana, que se representa con la imagen de un cuervo negro con una cinta en el pico que dice cras, cras, cras (mañana, mañana, mañana). El cuervo negro dentro de la iconografía religiosa habitualmente representa las tentaciones de la vida terrenal, que detiene al hombre para que no pueda llegar a Dios. A los pies del lado derecho, se encuentra la imagen del cuervo que es pisado por el Santo y de su lado izquierdo, se encuentra el casco de soldado que es abandonado por San Expedito al tomar la decisión de pertenecer ahora al ejército celestial, por eso su cabeza ya no luce el casco y en lugar de éste, lleva la aureola. La otra manera de representar a San Expedito, sobre todo en algunos países europeos, es en la figura de un hombre anciano, con barba blanca que hace alusión a su madurez espiritual. Y en vez de tener en su mano derecha la cruz, señala con su dedo a un reloj que en su centro tiene escrita la palabra Hodie (Hoy). Este reloj significa el paso del tiempo y la importancia de tomar la decisión antes de que el momento pase para siempre.