Quinto día: Humildad

San Expedito bríndame un corazón humilde como el tuyo porque necesito aprender a ser humilde de corazón.
Transforma mi soberbia en humildad que se exprese en mis actos diarios.
Hoy me acerco humildemente a ti para pedirte que me ayudes ante las cosas que no puedo cambiar paraque de alguna manera se modifiquen y se exterioricen en mí.
Confió en que Tú me enseñarás como hacerlo.
San Expedito, valiente defensor de la Iglesia de Cristo,
ruega por nosotros que recurrimos a Ti.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *